Caso opusdeilibros.com

Caso Opusdeilibros.com

En un artículo anterior se trató sobre la reclamación legal que efectuó el Opus Dei en relación al nombre de dominio 0pusdei.com, la cual finalmente ganó. En este caso, el nombre de dominio disputado es otro : opusdeilibros.com, y parece ser que la batalla no va a quedar aquí, sino que habrá más para hablar, aunque de ello, como en casi todas las cosas, será el tiempo el que nos dé o quite la razón.

Partes enfrentadas y objeto de la disputa

Por un lado, el Opus Dei; por otro, los titulares del nombre de dominio opusdeilibros.com, en cuya dirección www.opusdeilibros.com , dirección ésta que actualmente, a la fecha de la confección de este artículo, 28 de julio de 2003, redirecciona a otra dirección : www.opuslibros.com, cuyo titular, aunque con distinto nombre, ha resultado en la práctica ser el mismo.

Curiosamente, como titular, en la base de datos mundial que al efecto existe sobre nombres de dominio, figura sólo el nombre de Tina ( por opuslibros.com ) y de Segismunda ( por opusdeilibros.com ). No obstante, como contacto administrativo, en ambas, figura una empresa, española, llamada Tus profesionales, S. L. .

Hemos de añadir también que el contenido de los web sites aludidos versa sobre la organización religiosa Opus Dei, pero con enfoques contrarios a la misma, a través de los cuales cuentan sus experiencias y opiniones ex miembros de dicho grupo.

El objeto de la disputa, como es obvio, consistió en la reclamación del nombre de dominio opusdeilibros.com.

Procedimiento de reclamación elegido

Como suele ser habitual en este tipo de disputas, la vía elegida por el demandante fue la llamada vïa OMPI ( Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ). Las ventajas de sustanciar este procedimiento ante este organismo son, en síntesis: su economía ( mucho más barato que un juicio tradicional ); su celeridad (entre el inicio del procedimiento y su terminación rara vez transcurren más de tres meses, evitando así dilaciones excesivas en el tiempo); y su eficacia (si el nombre de dominio reclamado se reconoce que es ha de pertenecer al demandante, dicha decisión se ejecuta en el servidor en el cual se registró dicho nombre de dominio, con lo cual la eficacia es en todo Internet).

Como anécdota podemos comentar también que, salvo la interposición de la demanda, que se remite vía e-mail, pero también en formato papel, junto con la documentación que se adjunte, el resto del procedimiento es vía Internet, aunque también se le permite al demandado remitir documentos en papel. Todo ello dota de una mayor celeridad a todos los trámites, tal como hemos comentado ya.

Argumentos del Opus Dei

Como era previsible, alegó y demostró ser titular de marcas comerciales con la expresión Opus Dei formando parte de ellas, a la vez que hizo valer que debido a la notoriedad pública de dicha organización, se trataba también de lo que se denomina marca renombrada.

También expuso que el nombre de dominio en cuestión y objeto de la disputa se aprovechaba de la expresión opusdei con el fin de atraer visitantes hacia dicho dominio, y ello por cuanto a través de la confusión originada por la gran similitud entre el nombre del grupo y el nombre de dominio, mucha gente se acercaba a dicha página, aunque en ella no se hiciesen comentarios favorables al reclamente, sino todo lo contrario. En consecuencia, por la confusión intencional creada con la elección de dicho nombre de dominio, estima el Opus Dei que el demandado actúa de mala fe, careciendo además – indica – de derechos e intereses legítimos sobre el mismo, por lo que solicita que le sea transferido, cambiando así de titular.

Argumentos del demandado

El demandado, basa principalmente su argumentación en que lo único que lleva a cabo es un libre y legítimo ejercicio de un derecho fundamental, reconocido en la Constitución, en concreto alude a la libertad de expresión, manifestando que si al reclamante no le agrada el contenido de su sitio web, no por ello ha de arrebatarle dicho nombre de dominio..

También expone que en ningún momento se ha creado confusión entre el nombre de dominio elegido – opusdelibros.com – y el del grupo religioso – Opus Dei -. Dice, simplemente, que las palabras Opus, dei, y libros, son palabras genéricas y de uso común.

Igualmente, alega que posee todos los derechos e intereses legítimos sobre el nombre de dominio por cuanto ha satisfecho la cantidad económica establecida con la empresa antes citada, a través de la cual adquirió la legitimidad para el uso de dicho nombre de dominio.

Interpretación de la OMPI

La árbitro de la OMPI a la cual se le encomendó este asunto, María Baylos Morales, considera que de la sola lectura de la Ley de Marcas española actualmente en vigor, de 7 de diciembre de 2001, se desprende clarísimamente el derecho del titular de una marca para prohibir “”usar el signo en redes de comunicación telemática y como nombre de dominio””, y es claro que Internet está incluida en el concepto de redes de comunicación telemática, haciendo la ley una alusión expresa al concepto de nombres de dominio.

A su vez, y continuando con la misma ley, a la vez que partiendo de la consideración de que la marca Opus Dei es una marca notoria y renombrada, acude a lo preceptuado en dicha norma, en concreto a las siguientes partes:

8.1. No podrá registrarse como marca un signo que sea idéntico o semejante a una marca o nombre comercial anteriores aunque se solicite su registro para productos o servicios que no sean similares a los protegidos por dichos signos anteriores cuando, por ser éstos notorios o renombrados en España, el uso de esa marca pueda indicar una conexión entre los productos o servicios amparados por la misma y el titular de aquellos signos o, en general, cuando ese uso, realizado sin justa causa, pueda implicar un aprovechamiento indebido o un menoscabo del carácter distintivo o de la notoriedad o renombre de dichos signos anteriores.

8.3. Cuando la marca o nombre comercial sean conocidos por el público en general, se considerará que los mismos son renombrados y el alcance de la protección se extenderá a cualquier género de productos, servicios o actividades.””

También alude al Convenio de la Unión de París, regulador de las marcas notorias registradas, pero que para no profundizar demasiado no vamos a transcribir ahora, pues pensamos que con lo recogido en la ley de marcas española es más que clara la situación legal.

Requisitos analizados por la OMPI

Con base en las normas a las que debe sujetarse el árbitro encargado del caso, entra analizar dicha árbitro los requisitos necesarios para que obtener un triunfo de la reclamación, y son:

  • Que el nombre de dominio registrado por el demandado sea idéntico, u ofrezca semejanza que produzca la confusión con una marca de productos o servicios sobre la que el demandante tenga derechos.

  • Que el demandado carezca de derecho o interés legítimo en relación con el nombre de dominio y,

  • Que el nombre de dominio haya sido registrado y usado de mala fe.

En cuanto a la identidad o similitud entre la palabra Opus Dei – marca comercial registrada, aparte de notoria – y el nombre de dominio opusdeilibros.com, entendemos, al igual que hizo la OMPI, que en efecto se da la mínima similitud para generar confusión en el internauta.


En relación al registro y uso de mala fe, entiende la OMPI que al tener el domicilio el demanado en España, era imposible que no conociese la existencia del Opus Dei, y que con la actividad que iba a llevar a cabo iba a dañar la imagen del mismo, pues además, se da la circunstancia de que los colaboran en dicho portal han sido antiguos miembros de dicho grupo religioso, por lo que no cabría decir en ningún momento que ignoraban que el mismo tuviese derechos sobre dicha marca.


Citamos a continuación cuatro párrafos, literales, comprensivos del razonamiento del árbitro a la hora de dilucidar si daba o no la existencia de mala fe :
La demandante alega que, el contenido visual y el código html del dominio <opuslibros.com> han sido creados para producir confusión en los internautas ya que cuando acceden a la página web observan que es una página de crítica al Opus Dei.
El Experto ha comprobado el contenido de la página del demandado y en ella se ofrecen un gran número de libros relacionados con el OPUS DEI, “”consejos”” y opiniones, todas ellas de carácter crítico. Además el hecho de que en la portada de la página aparezca de forma destacada la frase “”OPUS DEI: Un CAMINO a ninguna parte”” haciendo expresa mención a la obra más representativa del Fundador del OPUS DEI (CAMINO) de una forma que desacredita su contenido, es indicativo de la existencia de mala fe en el uso del nombre de dominio en cuestión.


El demandado, que alega que el dominio se usa de buena fe en tanto que da a conocer un punto de vista de la Institución a la que pertenecieron gran número de personas de distintos países, sin embargo con la utilización en su dominio de los términos “”OPUS DEI””, igual a las marcas de la demandante, produce, cuando menos, perplejidad en los usuarios de Internet, que visitarán la página de la demandada, guiados por el público conocimiento de las marcas de la demandante.


Por otro lado, la página web alojada bajo el dominio <opusdeilibros.com>, aparece, como ha comprobado el Panel, redireccionada a “”www.opuslibros.com””. De ello se desprende que el demandado sigue queriendo vincular su página a una dirección que pueda resultar confundible con la demandante.


Por último, y en cuanto a la existencia o no de derechos e intereses legítimos en el demandado, la OMPI entiende que aunque pretenda ampararse éste en el derecho a la libertad de expresión, no es este procedimiento el pertinente para decidir o no dicha cuestión, y que de cualquier forma está claro que se lesiona el derecho de marca del reclamante. También estima que si lo que se quería, siendo ello legítimo, además, era ejercer su derecho a la libertad de expresión, nada le impedía utilizar para ello otro nombre de dominio, lo cual no hizo, a sabiendas de que usando el que usó tendría más éxito en su promoción al aprovecharse de la notoriedad de la marca del demandante.

A su vez, y aunque no lo diga el experto de la OMPI, no está de más comentar que existen los llamados suckdomain que consisten simplemente en que si, en ejercicio legítimo de la libertad de expresión, criticar al titular de una marca comercial, se registre como dominio la misma junto con la palabra suck a continuación. En nuestro caso habría sido opusdeisucks.com. Hay más de un caso así, y en más de una ocasión ha considerado la OMPI que en tales supuestos sí estamos ante la existencia de derechos e intereses legítimos, no concediendo en consecuencia la razón al demandante.

Por lo expuesto, concluyó la OMPI con que el Opus Dei tenía todos los requisitos para que se ordenase la transferencia a su favor del nombre de dominio disputado.

¿Será el próximo procedimiento el de opuslibros.com?. El tiempo lo dirá.

Para finalizar, es menester llevar a cabo una aclaración, que en principio se tornaría innecesaria, pero que aquí no es así : el hecho de que en el anterior artículo, sobre el caso 0pusdei.com, diese la razón a dicha organización religiosa, fue, simple y llanamente, porque legalmente la tenía, y así se expuso. De haber sido al revés, se habría indicado que no la tenía. Digo esto porque con motivo de dicho artículo recibí bastantes e-mails tildándome, además con expresiones despectivas, de mandado del Opus Dei, lo cual no alcanzo a comprender el por qué, pero así fue. Es por ello que quiero dejar bien claro que jamás he mantenido, ni mantengo, vínculo alguno con dicho grupo, y que mi análisis es, siempre, y solamente, de los aspectos legales dados en el caso, y nada más, dejando siempre al margen cualquier tipo de valoración ideológica, confesional, o del tipo que fuese – salvo las jurídicas, evidentemente -, sin hacer nunca especie alguna de loa o apología de ninguna de las parte implicadas en el caso, en relación al cual me constituyo en mero observador y narrador, legal, del caso concreto que analizo, y nada más.

 

Autor: Javier Hernández Martínez, abogado

Mail: javier@proteccionlegal.com

Web: www.proteccionlegal.com

Tlf.: 678.97.00.64

Se permite su uso y reproducción siempre y cuando se citen: Autor, mail y url, sin modificar su contenido, o en caso de citar parte de él, evitando distorsionar su sentido.

Bajo licencia Creative Commons: