Caso Chase-Manhattan

Caso Chase-Manhattan

Y la sentencia llegó, marcando con ello en el derecho español un antes y un después. El caso que nos ocupa no es otro que el acontecido entre el famosísimo banco norteamericano Chase Manhattan, de un lado, y de otro una empresa, Amerinvest, también USA, con delegación en España y otros países hispanos, y titular del nombre de dominio chase-manhattan-group.com.

Pues bien, la novedad de esta resolución ha surgido por ser la primera vez que en España se considera delito el uso indebido de un nombre de dominio por atentar contra los derechos legítimos del titular de una marca, en este caso el banco aludido.

Tradicionalmente, y hasta que apareció el procedimiento arbitral de la OMPI – medio resolutorio, on line, a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, para resolver conflictos entre dominios y marcas comerciales -, la alternativa que quedaba al afectado por un ciberokupa no era sino el acudir a un procedimiento civil, alegando violación de los derechos de marca y de las normas de competencia desleal. De cualquier forma, aunque por la via penal también han de considerarse infringidas dichas normas, la consecuencia es que no sólo se restituye al reclamante lo solicitado – el uso del nombre de dominio -, sino que además se impone una pena al condenado, que puede consistir en pena privativa de libertad, o séase, prisión. No obstante lo anterior, pensamos que el uso eficaz de la vía penal no se agota con esta sentencia, pues incluso, y ante los casos en los que se registra el dominio y a continuación se reclama al legítimo titular de la marca una cantidad so pena de continuar impidiéndole el acceso al mismo, o incluso proseguir haciendo un uso de este que vaya en demérito o afectación negativa de su imagen, creemos, decíamos, que cabría también acudir a otra figura penal, cuyo bautizo”” aún no hemos presenciado todavía, pues nos referimos al delito de extorsión, el cual prevé penas que pueden alcanzar los varios años de cárcel. En el caso concreto que dió pie a este artículo, sólo nos resta por reseñar que la empresa que registró el dominio lo usó para anunciar productos financieros – con lo cual producía confusión con los de la banca Chase -, pero un tanto singulares – enfocados a público hispano, francófono, anglófono, y ruso -, ya que consistían en blanqueo de dinero y ocultación de capitales o evitación del pago de impuestos, aunque, naturalmente, lo publicitaban con lemas más diplomáticos. Como anécdota comentar que la sentencia fue dictada por un juzgado de Madrid, siendo el condenado un español, y la pena definitivamente adoptada de 15 meses de privación de libertad y multa, más la correspondiente indemnización al banco.

De cualquier forma, y novedades jurídicas o interpretativas aparte, necesario es hacer una reflexión: ¿Sirvió para algo?. Pues parece que en este caso concreto no, y ello es así puesto que el dominio controvertido sigue en posesión y uso de la empresa que no es precisamente el banco, ante lo cual podríamos llegar a la conclusión de que el uso de tal enfoque legal – la vía penal – sólo es aconsejable si el titular ciberokupa es un persona física, pues si se trata de una gran empresa – como en nuestro caso ha resultado ser – es posible que dejen en la estacada al pobre inocente que colaboró con ellos – el condenado – y prosigan con su actividad – como así ha ocurrido -. En fin …, ¿qué será lo próximo?

 

Autor: Javier Hernández Martínez, abogado

Mail: javier@proteccionlegal.com

Web: www.proteccionlegal.com

Tlf.: 678.97.00.64

Se permite su uso y reproducción siempre y cuando se citen: Autor, mail y url, sin modificar su contenido, o en caso de citar parte de él, evitando distorsionar su sentido.

Bajo licencia Creative Commons: