Caso Ducados

Caso Ducados

El presente asunto, uno más de los tantos que existen ya en la actualidad protagonizados por los llamados ciber-squatters o cibercuatreros, consistentes en registrar nombres de dominio que puedan adquirir en el mercado un gran valor económico, pero con la peculiaridad de que los mismos se corresponden generalmente con alguna marca comercial de sobrada y conocida reputación, con la finalidad de venderlo al titular de la misma por una gran cantidad de dinero, especulando de este modo con el nombre de dominio de una forma flagrantemente ilegal.

En este caso, el nombre de dominio elegido se corresponde con una marca comercial, de tabaco, ya más que conocida en España y en otros países, siendo el titular de dicha marca la empresa Altadis, S. A., antes conocida como Tabacalera por el gran público .

El titular, ante Internet, del dominio en disputa lo fue la empresa E-Marketing World On Line, S. L. con domicilio social también en España.

Pues bien, Altadis, S. A. interpuso ante el Centro de Arbitraje de la OMPI ( Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ), con sede en Suiza, y vía correo electrónico, la correspondiente demanda, la cual fue luego confirmada por correo certificado urgente a la misma dirección.

Una vez se efectuó el traslado de la misma al demandado, éste no contestó, dándose lo que se denomina en el mundo del derecho rebeldía procesal””. Esta postura suele ser típica por parte de este tipo de especuladores. Aclaremos antes que nada, para los que no lo sepan, que el procedimiento que vamos a explicar ahora, es, por comparación con los tradicionales vía judicial, novedoso, puesto que se sustancia vía Internet, y su resolución o decisión final, que se adopta en menos de tres meses por un llamado “”árbitro, elegido por la OMPI , se ejecuta en USA, en el registro mundial de nombres de dominio, con lo cual, y en lo que se refiere a su eficacia en el ámbito de Internet, es total. Una vez confirmada la falta de voluntad del demandado de personarse en el procedimiento, para lo cual la OMPI tiene establecidas unas normas determinadas ( las denominadas Política Uniforme y su Reglamento ), con sus plazos, se procedió a analizar la pretensión de Altadis, S. A., que no era otra, como es lógico, que se declarase su derecho al uso del nombre de dominio “”ducados.com””, y en consecuencia se le transfiriese el mismo. Esta entidad es titular en el mundo, de numerosos registros de marcas denominativas y mixtas con la denominación “”””DUCADOS””””, así como otras marcas denominativas y mixtas que podrían considerarse integrantes de la misma familia, como, entre otras, DUCA-2, K2 DE DUCADOS, DUCADOS RUBIO, DUCADOS CLUB ó DUCADOS COLLECTION, aparte de infinidad de registros como marca en innumerables Estados, e incluso dos como marca comunitaria con el mismo nombre.


A su vez, demostró el demandante que su actividad mercantil consiste, y así lo venia haciendo desde bastantes años – más de 60 -, a la comercialización de tabaco.
Además, como es claro y notorio, el nombre de dominio en cuestión induce a confusión a los usuarios de Internet, pues es idéntico al de la marca comercial del mismo nombre, ante lo cual huelgan más comentarios.


Ante lo anterior, la OMPI, se limitó a comprobar si se daban los siguientes supuestos:

  • Que el nombre de dominio registrado por el demandado sea idéntico, u ofrezca semejanza que produzca la confusión con una marca de productos o servicios sobre la que el demandante tenga derechos.

  • Que el demandado carezca de derecho o interés legítimo en relación con el nombre de dominio, y que el mismo haya sido registrado y usado de mala fe.

Una vez corroborados dichos extremos, la OMPI, con fecha 4 del presente mes de febrero, adoptó finalmente su resolución final, en la que como era de prever dió la razón a Altadis, S. A., titular legítimo del nombre de dominio en cuestión.

Autor: Javier Hernández Martínez, abogado

Mail: javier@proteccionlegal.com

Web: www.proteccionlegal.com

Tlf.: 678.97.00.64

Se permite su uso y reproducción siempre y cuando se citen: Autor, mail y url, sin modificar su contenido, o en caso de citar parte de él, evitando distorsionar su sentido.

Bajo licencia Creative Commons: