Metatags y word sutffing

Metatags y word stuffing

¿Qué son las metaetiquetas?

Los desarrolladores web o webmasters saben muy bien lo que son. Son parte del código fuente de las páginas web cuya utilidad, entre otras cosas, puede ser la de servir de orientación o guía para los servicios de buscador de la Red. Ejemplo : Si vendo viajes en barco a China, lo aconsejable es que dentro de determinadas metaetiquetas incluya información como “”China; viajes marítimos, Oriente””, etc.

Si queremos ver las metaetiquetas de una página web, en el caso de que esté diseñada para permitir acceder a ellas, bastará con que en el navegador correspondiente con el que las visualicemos le demos a la opción de ver el código fuente. Se ponen en la parte superior del código, y suelen tener una estructura como la que a modo de ejemplo añadimos ahora :

<meta name=””description”” content=””China, viajes por mar, Oriente””>

<meta name=””keywords”” content=””China, viajes por mar, Oriente””>

Y … ¿qué en qué consiste el “”word stuffing””?

Sabida es la importancia para un sito en la Red de estar bien ubicado en cuanto al puesto que se ocupe en los buscadores de Internet ( Google, Altavista, etc. ). También es sabido por los profesionales conocedores de estos campos que muchos buscadores, con sus programas de clasificación y rastreo automático del ciberespacio, uno de los criterios que utilizan para decidir el ranking o puesto a ocupar por la web es la frecuencia con la que se repitan determinadas palabras en su texto. Ejemplo : si en un artículo se usa 33 veces la palabra “”perros””, es normal que lo clasifique por la palabra “”perros””, y además es posible que sitúe a la página en un buen lugar ( esto es simplificando mucho la cuestión, pues alcanzar buenos lugares en los buscadores es materia mucho más compleja y no tan simple como se podría dar a entender aquí ).

Pues bien, el “”word stuffing”” consistiría en repetir o usar determinadas palabras, las cuales se supone que ubicarán la web en un buen lugar en relación a los resultados de los buscadores, pero con una particularidad : dichas palabras no serán visibles al ojo humano directamente, sino que para verlas habrá que acudir a su código fuente, hecho éste que el internauta medio no suele hacer. El medio para tal fin es bien sencillo : Dichas palabras van en el texto de la página web, pero con el matiz de que están con el mismo color que el que se ha elegido para fondo de la misma, con lo cual no se perciben por el ojo humano.

¿Cuándo puede ser ilegal el uso de metaetiquetas?

Pues, entre otros motivos, cuando el contenido de las metaetiquetas esté formado por marcas comerciales de terceras personas y de las cuales no tengamos autorización para su uso. Ejemplo claro : usar la palabra “”Coca Cola””.

También puede darse cuando usemos el nombre, igualmente sin autorización, de personalidades famosas, como así ocurrió con Pamela Anderson. Hemos de tener en cuenta que en Estados Unidos se equipara el nombre de famosos a una marca comercial registrada.

Lo anterior es así por cuanto puede transgredir o ir en contra de diferentes normas, como la Ley de Competencia Desleal ( LCD ) o incluso la Ley General de Publicidad ( LGP ),

Hemos de tener en cuanta que según el concepto que la LGP da en relación a lo que se debe entender o no por publicidad, los metatags o metaetiquetas encajan perfectamente en dicha definición, la cual dice que será publicidad : “”toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada, en el ejercicio de una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional, con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de bienes muebles o inmuebles, servicios, derechos y obligaciones.””. En concreto, y en virtud del artículo 3º de esta ley, estaríamos ante una publicidad denominada ilícita, y por tanto ilegal.

A su vez, y conforme a la LCD, resulta también claro que estaríamos ante un supuesto de competencia desleal, prohibido por tanto, pues resultaría contrario objetivamente hablando a las exigencias de la buena fe, que además, y utilizando la terminología y conceptos contenidos en dicha norma, sería también desleal, por cuanto sería una actividad que resultaría idónea en orden a crear o generar confusión con la actividad y/o prestaciones ajenas, aparte que también se incurriría en la conducta prohibida de explotar la reputación ajena en beneficio propio, aprovechándose de las ventajas de la reputación industrial, comercial o profesional adquiridas por el otro en el mercado.

Ilegalidad del “”word stuffing””

Por los motivos antes expuestos en relación al tema de las metaetiquetas, se comprenderá que siempre y cuando usemos como palabras que conformarán el word stuffing aquellas coincidentes con marcas comerciales ajenas, o nombres de famosos, de las cuales o de los cuales poseamos autorización alguna para su uso, sería muy posible que en tal caso que incurriésemos en actos de publicidad ilícita a la vez que de competencia desleal.

En la dirección de la web de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, en concreto en lo que conforma su Código de Conducta, podremos observar un caso concreto en el cual, de forma expresa, se indica lo siguiente : “”En particular, en Internet, no se admite la introducción en el código fuente de nombres ocultos (metanames) que coincidan con marcas, nombres, rótulos o denominaciones de empresas o servicios sobre los que no se ostente la titularidad o una autorización de uso.

 

Autor: Javier Hernández Martínez, abogado

Mail: javier@proteccionlegal.com

Web: www.proteccionlegal.com

Tlf.: 678.97.00.64

Se permite su uso y reproducción siempre y cuando se citen: Autor, mail y url, sin modificar su contenido, o en caso de citar parte de él, evitando distorsionar su sentido.

Bajo licencia Creative Commons: