Vídeo de exnovia en la Red

Protección de Datos en el ámbito penal: Vídeo de ex novia en la Red

DESCUBRIMIENTO Y REVELACIÓN DE SECRETOS: Publicación de vídeo de contenido sexual de ex novia en la Red

Resumen:

Caso real en el que se acusa a un ex novio de una mujer de haber publicado en Internet, sin su consentimiento, un vídeo de contenido sexual en el que su ex novia era la protagonista. Aunque fue condenado en primera instancia, resultó luego absuelto en su recurso ante la Audiencia Provincial.

Antecedentes:

En 2008 se dictó sentencia condenatoria, en vía penal, contra el acusado, que decía lo siguiente: Que debo condenar y condeno a Guillermo como autor criminalmente responsable de un delito contra la intimidad y la propia imagen previsto y penado en los arts. 197.1º, 3º, y 5º , sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a la pena de tres años y seis meses de prisión, así como a la pena accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante la duración de la condena, y a que en concepto de responsabilidad civil indemnice a Gema en la cantidad de 840 EUR por las lesiones sufridas y en 3000 EUR por la secuela padecida, cantidades que devengarán el interés legal del art. 576 LEC , y todo ello con condena en costas.””

El tema de fondo fue que, cuando eran novios, y vía Messenger, aparte de chatear los que en su momento mantenían una relación sentimental, usaron vídeoconferencia, y ella emitió, para él, en exclusiva, un vídeo, en directo, en el que efectuaba un desnudo integral. Una vez producida la ruptura de la relación, aparece dicho archivo de vídeo colgado en la Red, siendo el acceso al mismo libre. En concreto, se podía descargar a través del programa p2p Emule.

A consecuencia de lo anterior, la víctima fue diagnosticada de stress postraumático, llegando a necesitar para su sanidad no sólo una primera asistencia facultativa, sino posterior tratamiento con psicoterapia, sin excluir ello el tratamiento farmacológico. Necesitó 21 días para sanar, estando durante los cuales impedida para su trabajo habitual, quedando finalmente con secuela de trastorno por stress postraumático de alta intensidad.

Pues bien, una vez recurrida la sentencia que acabamos de comentar, ante la Audiencia Provincial, se estableció en la misma que no quedó debidamente probado que el acusado hubiese sido el que colgó dicho vídeo en Internet, pues aunque intervino un perito informático en el juicio, éste no pudo asegurar, con base en las Ips detectadas, y vinculadas a Hotmail, cuál de aquéllas pudo ser, y no sólo ello, sino que jamás se entró a analizar el contenido de dichas conversaciones o tráfico de comuncación, motivo éste por el cual absolvió finalmente al acusado, por la inconsistencia de las pruebas.

No está de más recordar que el artículo del Código Penal que se le aplicó inicialmente, y por el que fue condenado al principio, es el 197, siendo éste su contenido:

1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.

3. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores.

Será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior.

4. Si los hechos descritos en los apartados 1 y 2 de este artículo se realizan por las personas encargadas o responsables de los ficheros, soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, archivos o registros, se impondrá la pena de prisión de tres a cinco años, y si se difunden, ceden o revelan los datos reservados, se impondrá la pena en su mitad superior.

5. Igualmente, cuando los hechos descritos en los apartados anteriores afecten a datos de carácter personal que revelen la ideología, religión, creencias, salud, origen racial o vida sexual, o la víctima fuere un menor de edad o un incapaz, se impondrán las penas previstas en su mitad superior.

6. Si los hechos se realizan con fines lucrativos, se impondrán las penas respectivamente previstas en los apartados 1 al 4 de este artículo en su mitad superior. Si además afectan a datos de los mencionados en el apartado 5, la pena a imponer será la de prisión de cuatro a siete años.

Autor: Javier Hernández Martínez, abogado

Mail: javier@proteccionlegal.com

Web: www.proteccionlegal.com

Tlf.: 678.97.00.64

Se permite su uso y reproducción siempre y cuando se citen: Autor, mail y url, sin modificar su contenido, o en caso de citar parte de él, evitando distorsionar su sentido.

Bajo licencia Creative Commons: