¡Sorpresa! ¿o no?
Anuncio “ad cautelam” (la cursilería nunca ha estado reñida con el latín):

Por si a algún “sesudo” licenciado (o graduado, por esto de Bolonia, que todo llega – hasta lo malo -), o experimentado docente, se le ocurre pensar (o incluso “escupir” en algún que otro foro, ya sea virtual, o de mohosa presencia) que “qué demonios hace este tipo escribiendo sobre cosas reservadas a unos pocos, no estaría de más recordar (por sólo aportar dos apuntes, que aunque tan sólo dos, considero de bastante influencia) que, por ejemplo, Nietzche, no cursó estudios de Filosofía, pues lo que realmente hizo fue Filología; Aranguren (¿habrá que indicar quién fue?) provenía de los estudios de Derecho (como el que ahora “perturba”), y, en fin, por esto de añadir otro más (con lo cual, y para desesperación del paciente lector, ya no son dos, sino tres los supuestos de ejemplo), Chomsky, viene del campo de la Lingüística.

En fin … que hasta los “seres” como el que ahora escribe, también tenemos derecho, a nuestro pausado ritmo, limitación y reducido conocimiento, a expresar nuestros puntos de vista, reflexiones, comentarios, e incluso retortijones filosóficos (que no sólo de cubatas vive el hombre).

Ahí dejo dos (otra vez el dichoso número) líneas (que no cubatas), a ver quién sabe qué significan (seguro que la primera es más conocida; de la segunda, no apostaría tanto).

 

Sapere aude¡

A L M (no son las siglas del nomen de ninguna azafata sueca)

 

Las Palmas de Gran Canaria, 12 de agosto de 2011.

Artículos