Privación de la patria potestad

PDF 

 

Privación de la patria potestad

Resumen:

En qué casos se puede privar de la patria potestad a alguien.

 

¿Qué dice el Código Civil?

Artículo básico aquí es el 170 del Código Civil, y recoge lo siguiente:

"El padre o la madre podrán ser privados total o parcialmente de su potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial.

Los Tribunales podrán, en beneficio e interés del hijo, acordar la recuperación de la patria potestad cuando hubiere cesado la causa que motivó la privación.

 

¿Se puede privar de la patria potestad, por tanto, en cualquier caso?

Con carácter general, todos los Juzgados y Tribunales son de la unánime opinión de que la privación debe ser adoptada con suma cautela y siempre ante casos claros y graves de incumplimiento de los deberes inherentes a la misma. Además, no basta cualquier clase de incumplimiento, sino que éste ha de ser grave, ya por la intensidad del peligro de la conducta paterna, ya por su reiteración o duración en el tiempo. Y por último, se exige un ineludible requisito adicional, que no es otro que dicha decisión beneficie a los hijos.

 

¿Que ha dicho el Tribunal Supremo? (casuística)

Caso 1

Padre que dejó de cumplir sus deberes como tal, pues al poco tiempo del nacimiento del menor abandonó el hogar y se despreocupó de él. Reanudación de la relación. La despreocupación y alejamiento temporal no constituye causa suficiente para decretar privación de la patria potestad. Derecho de visitas. No debe ser objeto de interpretación restrictiva. Régimen progresivo.

Caso 2

El artículo 170 Código Civil establece que se pueda privar total o parcialmente de su potestad a los progenitores mediante sentencia civil, que ha de fundarse en incumplimiento de los deberes inherentes a la misma, lo que ha de presentarse plenamente probado (S 6 Jul. 1996). Se trata de una declaración genérica al no precisar el Código las conductas determinantes de tal sanción, por lo que los Tribunales, en cada caso concreto, han de decidir el alcance de los incumplimientos, midiendo su gravedad y también su reiteración.

Caso 3

El derecho de los hijos a conocer y relacionarse con sus progenitores y la continuación de estas relaciones en el futuro, a medida que resulten más frecuentes y faciliten el conocimiento mutuo, no se puede predecir y en todo caso el hijo en su momento es quien debe de decidir

Caso 4

Tampoco estamos ante un supuesto de desamparo total al menor

Caso 5

El derecho de visitas no debe ser objeto de interpretación restrictiva por su propia fundamentación filosófica y tratarse de un derecho que actúa válidamente para la reanudación de las relaciones entre los padres y los hijos, evitando rupturas definitivas o muy prolongadas por el tiempo, que resultan difíciles de recuperar. Este derecho solo cede en caso de darse peligro concreto y real para la salud física, psíquica o moral del menor (SS 30 Abr. 1991, 19 Oct. 1992 y 22-5 y 21 Jul. 1993). En este sentido se pronunció el Pleno del Parlamento Europeo el 17 Nov. 1992, con referencia a los casos de divorcio de las parejas europeas que no tuvieran la misma nacionalidad. Según la Cámara la suspensión del derecho de visitas solo ha de aplicarse si se pone con elevada probabilidad, directa y seriamente en peligro la salud física o psíquica del hijo y también si existe una resolución incompatible ya ejecutable al respecto.

 

CONCLUSIÓN:

Sólo se puede obtener por sentencia; puede ser una privación total o parcial; ha de obedecer a incumplimientos en relación al hijo, graves, ya por el hecho en sí, o por su reiteración en el tiempo; ha de ser beneficiosa para el hijo, el principal sujeto a proteger.

 

Javier Hernández Martínez, abogado

www.proteccionlegal.com

E-mail: despacho (más arroba) proteccionlegal.com

928.493.593     678.97.00.64       928.980.674 (fax)

 

Copyright © 2001-2011 Javier Hernández Martínez. Reservados todos los derechos. [Información legal]